Recomendados de Teatro y Cine

Pan, circo, teatro y cine.

Espacio para comentar los estrenos de cine y lo mejor del teatro en Argentina.

TEATRO: Estrena “La gran manzana”, obra escrita y dirigida por Ariel Boiola.

Escrito por recomendadosdeteatroycine 03-10-2016 en Teatro. Comentarios (0)


Desde este viernes a las 21:30hs., en el Teatro Liberarte (Av. Corrientes 1555), el dramaturgo y director Ariel Boiola, sube a escena su nueva obra “La gran manzana”.

La gran manzana es un juego dónde el matrimonio de Daniel y María se disputan la continuidad de su relación. En éste mundo hay leyes diferentes y dos equipos, “Manzanas rojas” y “Manzanas verdes”. El Juez, omnipresente, se asegurará de que las reglas no se rompan. Existen postas y en cada una de ellas veremos sus miserias y el motivo que los llevo a esta crisis. Su hijo, a quién la pareja decidió llamar Verdulero, mientras tanto, se alimenta de las acciones y reacciones de sus padres comiendo manzanas ¿Quién ganara?

Ficha Técnica:
Dramaturgia y dirección: Ariel Boiola.
Elenco: Áluck, Fernando Castrillón, Fausto Duperré, Nicolás Munaretti.
Músico en vivo: Diego Bustos.
Vestuario: Mabel Yemha y Áluck.
Diseño de escenografía: Compañía Teatro Interactivo.
Realización de escenografía: Mariana Giacobbe.
Fotografía: César Mancilla.
Asistente: Matías Calabrese.
Prensa & Difusión: Mariano Casas Di Nardo.
Teatro: Teatro Liberarte, Av. Corrientes 1555, Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
Funciones: Todos los viernes a las 21:30hs.
Reservas: 4375-2341. Entrada: $180 (Descuentos a jubilados y estudiantes $120).


CINE: "El ciudadano ilustre" es la película elegida para competir en los Premios Oscar y en los Goya

Escrito por recomendadosdeteatroycine 03-10-2016 en Cine. Comentarios (0)

La película fue elegida para como candidata para competir el año próximo por esos galardones. Protagonizada por Oscar Martínez y dirigida por Gastón Duprat y Mariano Cohn, recibió elogiosas críticas a nivel mundial.

"El ciudadano ilustre", la película de Gastón Duprat y Mariano Cohn, protagonizada por Oscar Martínez, fue elegida como la candidata local a los Premios Oscar y también a los Goya españoles, por los integrantes de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de la Argentina.

El filme, al que los realizadores definen como, "un combo potente de público, taquilla y crítica, que no resigna la búsqueda autoral", se prsentó con singular éxito en el último Festival de Cine de Venecia, donde Oscar Martínez ganó la Copa Volpi al Mejor Actor.

La película cuenta los vaivenes del escritor Daniel Mantovani quien vive en Barcelona y luego de recibir el Nobel ingresa en una vacío creativo de más de cinco años, factor que dispara su regreso al pago chico de Salas, donde situó todas sus historias y al que abandonó para huir de la chatura pueblerina al fin de su adolescencia.

Las películas en competencia para las candidaturas son las estrenadas desde el 1° de octubre de 2015 y 30 de septiembre de 2016 y en esta oportunidad fueron elegidas a través del voto de 181 académicos.

"La peli tiene un buen recorrido en festivales fuera del país, sumado a que va muy bien de público en Argentina, da como resultado un combo muy potente, algo no tan frecuente, pero que generaba que algo relacionado con las candidaturas llegara a vislumbrarse", dijo Gastón Duprat, quien junto a Mariano Cohn charlaron con Télam hoy, entre flashes y pedidos de entrevistas de la prensa, sobre una suerte de tarima montada en el reducto.

Por el Oscar y el Goya

Cohn, coincide con la idea de su coequiper creativo y subraya que, "el fenómeno ocurre sin descuidar lo autoral, una búsqueda ya reflejada en otros filmes como 'El hombre de al lado', los programas de tele ("Televisión Abierta") y que se completa con este trabajo", destaca el director.

"Estamos contentos -continúa- con la peli, no pasa desapercibida, la testeamos en la Mostra, donde competimos con productos de otra categoría, dirigidos por algunos de nuestros ídolos del muno del cine, con otros elencos y realizadas a partir de presupuestos millonarios".

La cinta competirá en 31era. edición de los Premios Goya que se celebrarán el año próximo en España, "donde ya estuvimos nominados con 'El hombre de al lado' hace unos años y está buenísimo por su importancia a nivel mundial", concluye Duprat, y representará al cine nacional en la 89na. entrega de los Premios Oscar, el 26 de febrero de 2017.

Luciano Cáceres, aprovechó una breve pausa en las grabaciones de la tira "Los ricos no piden permiso" (El Trece) para acercarse al desayuno realizado hoy en un conocido bar de Palermo, vestido de elegante traje negro, el mismo que es casi una marca de identidad de su villano televisivo, para presentar las candidaturas, precedido por unas palabras de Alejandro Cacetta, presidente del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa).

Cacetta, destacó "la importancia de elegir en un ámbito que nos representa a todos", resaltando así la función de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de la Argentina como espacio, "alejado del ámbito oficial o partidario", para elegir los títulos locales que representarán al país en las principales pantallas del mundo.

En el mismo sentido, elogió el funcionamiento de la plataforma de voto electrónico (único e intransferible), especialmente diseñada para que los asociados puedan emitir los sufragios.

"El ciudadano ilustre" ya llevó más de 310.000 espectadores a las salas, una convocatoria que seguramente irá en aumento este sábado y domingo, con las repercusiones de su doble candidatura a los lauros internacionales.

Andrea Frigerio, Dady Brieva y Belen Chavanne integran el elenco del filme que continúa su viaje por el mundo, iniciado con la ovación en la Mostra de Venecia, y sigue por distintos festivales, ya que será la apertura del Festival de Varsovia y la cinta de cierre en el Festival de Río de Janeiro, además, de presentarse en la competencia oficial del Festival de Valladolid, en el de Busan, en Corea del Sur, y en el de Tokio.

Fuente: Telam.


CINE: “El invierno” y “Damiana Kryygi” fueron premiados en el Festival de Biarritz

Escrito por recomendadosdeteatroycine 03-10-2016 en Cine. Comentarios (0)


La ópera prima de Emiliano Torres se llevó el Premio al Mejor Actor. El documental de Alejandro Fernández Mouján acerca de una niña de la etnia Aché, capturada en 1896 y convertida en objeto de estudio en Argentina y Alemania, fue galardonada con una mención especial.

La película “El invierno”, ópera prima del argentino Emiliano Torres, que se estrenará el jueves próximo en la Argentina, ganó este sábado el Premio al Mejor Actor y el Premio del Sindicato Francés de la Crítica Cinematográfica en el 25to. Festival de Cine y Culturas de América Latina de Biarritz, en Francia, donde el documental “Damiana Kryygi”, de Alejandro Fernández Mouján, obtuvo una mención especial del jurado.

El primer largometraje de Torres, que venía de ganar el Premio Especial del Jurado y el Premio a la Mejor Fotografía del Festival de San Sebastián, en España, sumó ahora a su palmarés internacional el premio de la crítica francesa y el de Mejor Interpretación masculina obtenido por el actor y dramaturgo chileno Alejandro Sieveking, quien en el filme encarna al viejo capataz de una estancia patagónica.

“Sieveking es un dramaturgo que escribía las obras teatrales de Víctor Jara, un personaje de una historia de vida infinita, muy activo e inteligente a sus 85 años”, afirmó Torres en relación a uno de los dos protagonistas de su primer filme, en donde interpreta a un hombre viejo y solitario, curtido por la intemperie y la hostilidad de la geografía patagónica, que un día es remplazado por otro más joven.

En diálogo con Télam, Torres recordó que la génesis del filme fue “cuando viajaba por el sur trabajando en un documental. Quedé bloqueado por una tormenta de nieve y terminé en la casa de un capataz de estancia, muy silencioso, que sólo hablaba de caballos y de perros. Creo que de alguna manera descubrí que quería escribir algo sobre este lugar y este personaje, aunque lo hice recién 10 años después”.

“Me di cuenta de que es común que ese sea el destino de casi todos los capataces: o el suicidio o el retiro en las montañas como ermitaños. Son la consecuencia de muchos años de soledad extrema y aislamiento”, agregó el cineasta, que aborda la problemática de los peones rurales pero “no para hacer una denuncia sobre una forma de trabajo injusta, sino sobre el desarraigo”.

En tanto, el documental de Fernández Mouján suma un nuevo premio a los que vino cosechando desde el año pasado a partir de una profunda investigación acerca de la historia de persecución y humillación de los pueblos originarios en Paraguay, a través del caso real de una niña indígena secuestrada y convertida en objeto de estudio cientifico en Argentina y Alemania.

En una colorida ceremonia realizada en la Gare du Midi de la ciudad de Biarritz, donde la película de cierre fue “Gloria”, del chileno Sebastián Lelio, el jurado presidido por el argentino Alfredo Arias, y compuesto por Delphine Gleize, Laure Duthilleul, Sergio Ramírez y Alice Girard, entregó el Premio Abrazo al Mejor Largometraje al filme brasileño “A cidade onde envelheço”, de Marilia Rocha.

El cine brasileño fue el gran ganador de la noche, ya que además del premio al filme de Rocha, la película “Aquarius”, del brasileño Kleber Mendonça Filho, obtuvo el Premio Especial del Jurado y el Premio a la Mejor Interpretación femenina, que en este caso recayó en la gran actriz Sonia Braga, por su interpretación de una escritora que enfrenta a una empresa constructora que quiere quitarle su departamento.

Mientras que el filme de Marilia Rocha sigue la evolución de una amistad creciente entre dos mujeres -una de las cuales llega a Brasil para quedarse y la otra sueña con irse del país hacia otro destino-, “Aquarius” aborda los lazos familiares y la lucha de una mujer por mantenerse firme en la vivienda ubicada frente al mar que alberga la historia de su vida y la mayoría de sus mejores recuerdos.

El Premio del Público -que llenó las salas, ávido por ver cine y conocer más de la cultura latinoamericana- fue para la coproducción colombiano-venezolana “El Amparo”, de Robert Calzadilla, que narra con realismo crudo, casi documental, la historia real de una masacre de pescadores ocurrida a fines de los '80 en la frontera entre Colombia y Venezuela, que los militares intentaron disfrazar como un enfrentamiento con guerrilleros.

En la competencia de documentales, el jurado presidido por el francés Cyril Dion entregó el Premio Abrazo al Mejor Documental a “Nueva Venecia”, del uruguayo Emiliano Mazza de Luca, mientras que otorgó sendas menciones especiales a “Damiana Kryygi” y al filme chileno “Yo no soy de aquí”, de Maite Alberdi.

“Damiana Kryygi” indaga en la sangrienta persecusion y masacre de los pueblos originarios del Paraguay, muchos de cuyos miembros fueron vendidos como sirvientes, a través del caso de una niña de la etnia Aché capturada en 1896 tras la matanza de su familia y convertida -obscenamente, incluso después de muerta- en objeto de estudio científico en La Plata y Berlín.

La película de Fernández Mouján parte de la necesidad del cineasta de responder a la mirada torturada de esa niña indígena llamada Kryygi, que fue fotografiada desnuda en 1907 -poco antes de morir de tuberculosis- como parte de los estudios que luego se extendieron a sus restos óseos y a su cabeza, enviada a Berlín.

Por último, el Premio Abrazo al Mejor Cortometraje fue para “El Edén”, del colombiano Andrés Ramírez Pulido, cuyo proyecto de largometraje “La jauría” fue seleccionado para la residencia de proyectos artísticos Projet Lizieres, mientras que el corto “Rosinha”, del brasileño Gui Campos, obtuvo una mención especial del jurado y “Caminho dos gigantes”, de su compatriota Alois Di Leo, obtuvo el premio TV5 Monde.

Fuente: Telam.


TEATRO: "Chicos malos", el recomendado de la semana.

Escrito por recomendadosdeteatroycine 29-09-2016 en Teatro. Comentarios (0)

“Chicos malos” es el reality teatral con el sello de Gabriel Gavila.

Todo es un show, nada es lo que parece, la realidad se monta sobre la ficción y viceversa. La expresión más sofisticada del improvisador Gabriel Gavila, tal como nos confesó en su reportaje cinéfilo, se aproxima a lo que es un Reality Show, o bien, a la excelsa creación de Peter Weir, cuando involucró al personaje de Jim Carrey, Truman Burbank, a su paradigmática “The Truman Show”. Era el año 1998 y los Gran Hermano estaban por explotar en el mundo y con ellos, la perversión e inexplicable apertura de la intimidad. “Chicos malos” es eso. La intimidad puesta en escena. Al desnudo, como también implora su gacetilla de prensa.

Música, ordinarios cuadros de baile, monólogos a medio terminar, una obra de teatro que se pierde en la vanidad de cada uno de sus protagonistas y la anarquía actoral, son algunos de los fotogramas que hacen al todo. Como ese cine de autor, donde solo entienden los que quieren entender lo inentendible, la obra de Gavila hay que sentirla. Sin ese ojo crítico que busca historias en una instantánea Polaroid.

Como hace poco Sylvester Stallone se reinventó con “The Expendables” y su selección de héroes ochentosos, Gavila hace lo propio con los cuerpos más trabajados del teatro alternativo. Y a modo Disney, nos pone al burlón, lookeado con unos vivos rojos en su cabellera, para balancear este selecto grupo de Ken.

Teatro de autor, artesanal, conceptual, orgánico, fragmentado, ocasional y atormentado para este cráneo movedizo, que ya tiene tres obras en cartel (“Improvisa2”, “Dillinger” y la presente “Chicos malos”) y no para.

¿Dónde, cómo y cuándo? Todos los viernes a las 21.30hs., en el teatro La Sodería, Vidal 2549, C.A.B.A. – Argentina.

Ludmila Teatro.


CINE: Mercedes Morán seduce a Biarritz como la mujer libre que acompañó a Neruda

Escrito por recomendadosdeteatroycine 29-09-2016 en Cine. Comentarios (0)

La actriz argentina sedujo al público del Festival de Biarritz con su interpretación de Delia del Carril, una aristócrata libre y moderna que acompañó -sin ser tenida en cuenta como la artista plástica que era- al poeta y político comunista chileno Pablo Neruda, vínculo especialmente lúdico que revive en “Neruda”, la película de Pablo Larraín que compite por el premio principal del certamen francés.

“Haber sido convocada a esta película fue una salvación. Interpretar a un personaje real te genera mucha responsabilidad, pero en este caso me sentí muy liviana porque se trataba de un producto de la fantasía y la imaginación. Me ayudó mucho el espíritu de liviandad, para nada solemne, que se vivía en el rodaje”, afirmó Morán.

“Yo construyo mucho mis personajes a través del vínculo con los otros actores. Creo que en la vida somos en gran medida los vínculos que tenemos con los demás. Y acá me encontré con este actor fantástico que es Luis Gnecco, con quien pudimos establecer un vínculo muy rápidamente, como si nos conociéramos de toda la vida”, recordó la talentosa actriz de “La ciénaga”, “Los Marziano” y “Betibú”.

Anteojos negros, pelo corto y rubio, Morán recibió a Télam en el hotel ubicado frente al mar donde se hospeda, poco antes de partir hacia Madrid y luego a Buenos Aires, donde se despedirá -antes de una gira internacional- con una última función de su unipersonal “Ay amor divino” y preparará los personajes que interpretará, respectivamente, en la nueva película de Ana Katz y en la ópera prima de la joven actriz y directora María Alché.

En el último largometraje del autor de “No” y “El club” (dos filmes que le gustaron especialmente y que la decidieron, entre otras cosas, a aceptar el papel), Morán encarna a la artista plástica argentina Delia del Carril, la segunda esposa de Neruda, a la que ella definió como “una aristócrata muy moderna para su época, invisibilizada por la historia y sus propios parientes, que la consideraban la oveja negra de la familia”.

Con la descollante interpretación del chileno Gnecco como Neruda, la nueva película de Larraín, que además se realizó con fondos de Argentina, España y Francia, transcurre en 1948 en un Chile directamente afectado por el conflicto entre Estados Unidos y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), más conocido como Guerra Fría, contexto en el cual el Partido Comunista debió pasar a la clandestinidad.

“Ella fue quien convirtió a Neruda al comunismo y lo relacionó con la élite intelectual de la época, además de ayudarlo codo a codo a escribir su obra 'Canto General' (publicada en 1950)”, afirmó sobre su importante papel en esta coproducción donde Larraín construye una relación imaginaria entre el gran poeta chileno y un policía interpretado por el mexicano Gael García Bernal, que lo persigue en plena proscripción política.

Para Morán, “los personajes que existieron de verdad siempre te plantean un desafío extra. Sobre todo aquellos que son más o menos contemporáneos, porque uno intenta hacerles justicia. Yo empecé a interiorizarme sobre Delia y me fascinó tanto -confió- que me enamoré de ella. Larraín quería ponerla en el lugar de importancia que tenía para Neruda, y eso me pareció valioso, porque le hacía un poco de justicia”.

Morán recordó que Larraín “estaba muy inspirado y eso se siente a la hora de filmar. Proponía juego todo el tiempo. Por ejemplo, cuando un texto que en otra situación podía ser dramático, como en el momento en que Neruda y Delia se enteran que tienen que fugarse, él me marcaba la actuación como si se tratara de algo divertido. Creo que eso ocurría porque ellos eran personas muy lúdicas y divertidas”.

“Eso aleja a la película de la típica biografía tradicional, y al mismo tiempo revela a un Neruda mucho más contradictorio y gobernado por su ego. Es un hombre que, consciente de su posteridad, la va armando, la va construyendo. Y pone su vanidad y ego enormes más allá de su talento. Eso era desacralizar a Neruda y suponía un gran riesgo para Larraín”, opinó.

En ese sentido, Morán sostuvo que “un director debe arriesgar siempre y él salió airoso de todos los desafíos a los que se enfrentó en su afán de quitarlos de una zona heroica o solemne. Pablo tenía un concepto bastante lúdico de esta película y construyó una comedia poética con humor muy sutil, en la que ellos eran una especie de 'rockstars' de la época, con mucho de superficialidad por su estatus de celebridades”.

Por otra parte, Morán agradeció haber trabajado con Gnecco, porque “es un actor que me hizo todo muy fácil. Nos entendimos como si nos conociéramos de toda la vida. Fue un rodaje duro, por el frío y la geografía en la que filmamos, pero al mismo tiempo fue muy placentero. Todo el tiempo la sensación era la de estar en un set lleno de magia”, dijo.

Si bien se prepara para la última función en Buenos Aires de “Ay amor divino” en el Teatro Maipo, antes de iniciar una gira por el interior, Montevideo y Madrid, la actriz está concentrada en la nueva película de Ana Katz, “Viaje Florianópolis”, donde compondrá un matrimonio en crisis junto a Gustavo Garzón, durante un viaje de vacaciones a Brasil en los años 90, “esa fantasía de libertades, deshinibiciones y alegría brasileña”.

Además, se prepara para protagonizar la ópera prima de la actriz y cineasta María Alché (autora de los cortometrajes “Noelia” y “Gulliver”), con quien compartió el elenco de “La niña santa”, de la salteña Lucrecia Martel, y después de muchos años sin verse la encontró “transformada en una escritora y directora, con un guión realmente fantástico”.

“Creo que María es una gran discípula de Martel y en su primera película voy a interpretar el papel de una mujer que está atravesando días difíciles, después de haber perdido a su hermana. Es una historia sobre ese estado alterado por un tipo específico de pérdida y sobre cómo a partir de una desgracia se enrarecen todos los vínculos”, adelantó.

Fuente: Telam.